domingo, 27 de junio de 2010

Aún a pesar de todo, las cosas son así...



Escondida en un mar extraño...
pensando y meditando sobre que sentido tiene la vida...
Quien soy? que soy??
Donde se esconde la sonrisa que siempre me acompaña cuando estoy sola?
Qué es ese oscuro revuelto de oprtunidades que veo sobre mi mente?
Las luces se difuminan olvidando que existe alguien que puede mirarlas, olvidan que es el mundo y los sentidos que otorgan, porque en ese mundo de oscuridad y tristeza no hay pensamientos ocultos, solo aquello que puede verse en mis ojos lo encuentras en un frío color, me miras y sientes que una brisa te recorre por dentro... porque mi sonrisa oculta todo ese mar que vive dentro de mí, la tristeza que es parte de mi existencia, nació conmigo y se alojó en algún lugar de mi corazón, me gritó que era parte de mí, nunca nada podría hacerme sentir tranquila, porque los corazones solo ocultan frios colores cuando asi debe ser y sienten que es tal su resonancia con el mundo, que deciden mirar a otros lugares, donde los colores son más claros, donde el mundo es más bello, donde las sonrisas no pueden dejar de ser...
Quien soy?
Estoy encerrada en un mundo frio y cruel, amarrada a circunstancias llororsas mientras el cielo me mira y solo puede callar al verme... como si fuera importante... solo es una más, solo una persona más que está triste... que más da que así sea...
Aquel que me ve, al parecer está viviendo en otro lugar... aquel Kaze a quien amo, solo olvida el mundo y se acerca a los árboles para bailar... silenciosamente lo llamo cuando me siento sola... pero ya no acude, porque se decepcionó de mi sonrisa, soy aquella que lo llamaba cuando se sentía mal, soy aquella que lo buscaba cuando se sentía sola... eso no vale para el, y el cariño que el llegó a sentir por mi, lo ocultó en una pequeña caja, y ahí quedará, porque él ya no quiere verme...
Me rodea una horrible red de oscuridades, y ya no caen lágrimas de mis ojos, ya no quedan, duelen... pero... si lloro, si logro llorar... ellos lo verán y ya más nadie me querrá, quizás se preocuparán, quizás querrán ayudarme... pero luego, pero ya luego se cansarán. se alejarán, se irán, no querrán verme más, no podrán ayudarme más... quien podría estar siempre al lado de una persona como yo?
Que hay en mi pecho??
No lo se... realmente no lo se... solo se... que duele, duele muchísimo

Kazeai

1 comentario:

J Ã Ð € dijo...

Sabes... hasta los días grises, hasta las horas tristes, hasta el dolor y las lágrimas tienen su porción de magia, casi siempre nos dejan aprendizajes valiosos.

Espero que los días tibios, los abrazos cálidos y las sonrisas que devuelven la fé lleguen a tu vida envueltos en una cajita de regalo.

¡Saludos! :D